FOTODEPILACIÓN

 

¿QUÉ TECNOLOGÍAS SE EMPLEAN EN ESTE TRATAMIENTO DE DEPILACIÓN? ¿CÓMO ACTÚA LA LUZ EN LA PIEL?¿CUÁLES SON LAS DIFERENCIAS ENTRE IPL Y LÁSER? PARA UTILIZAR CON ACIERTO ESTAS TÉCNICAS ES IMPRESCINDIBLE TENER CLAROS ESTOS CONCEPTOS FUNDAMENTALES.

La foto depilación es la técnica basada en la eliminación del vello (depilación) a través del empleo de la luz, por lo tanto son dos las tecnologías que se engloban dentro de este tratamiento: la luz pulsada (IPL) y el láser. Ambos métodos responden a la aplicación de lo que denominamos termólisis selectiva, es decir, la interrupción de la actividad del folículo piloso, gracias a la acción del calor que se genera una vez la melanina absorbe la luz.

Así pues, el factor determinante en la eficacia de la foto depilación es la presencia de la melanina. Esta sustancia se encuentra tanto en la epidermis, donde actúa como protección frente a la acción de los rayos ultravioleta, como en la base del folículo, cumpliendo en este caso la función de pigmentación del pelo.

Pero ¿de qué forma actúa la luz en los tratamientos de foto depilación y qué papel juega la melanina en todo ello? Para responder a estas cuestiones, lo primero que hay que tener en cuenta es que la luz es una manifestación de energía, que al encontrarse con una sustancia como es la melanina, sufre una transformación a través de la cual la energía fotónica se convierte en energía térmica, con el consiguiente aumento de la temperatura. De hecho, la melanina actúa como cromóforo diana absorbiendo la energía y provocando la eliminación del vello. Lógicamente, la luz no es capaz de diferenciar entre la melanina presente en la epidermis y la que forma parte del folículo piloso, y se dirige hacia las dos; la ventaja es que la cantidad de este pigmento es mucho mayor en el pelo que en la piel, lo que preserva al tejido cutáneo frente al aumento de temperatura.


 

 

 



 

Láser vs IPL
Estas dos tecnologías coinciden en el concepto que las define, ya que en ambos casos estamos hablando de emisiones de luz. La diferencia radica en el modo cómo se genera esta luz. Así, mientras el láser es una emisión de luz coherente, monocromática y no divergente, en el caso del IPL es incoherente, policromática y dispersa. Asimismo, las emisiones de láser infrarrojo son invisibles al ojo humano, mientras la luz pulsada sí es visible.

Concretando un poco más, en los equipos de luz pulsada la fuente lumínica es una lámpara que emite luz blanca y radiación infrarroja. Para obtener las distintas bandas de luz que son necesarias para adaptarse a los diferentes fototipos cutáneos, los equipos disponen de filtros que bloquean parte de la luz emitida por la lámpara. La capacidad de absorción de la luz por parte de la melanina es mayor dentro de la zona del espectro de luz visible que en la del infrarrojo, por lo que los equipos de IPL (depilación por luz pulsada) precisan una energía menor para provocar el mismo resultados que la aparatología láser, que emite en la banda del infrarrojo. Éste es el caso del Diodo o Nd-Yag. De ello deriva una consideración importante y es que al manejar la luz pulsada aumenta el riesgo de provocar alguna lesión en la piel.

En lo que se refiere al láser, tal y como ya hemos indicado la emisión lumínica presenta las siguientes características:

Coherencia Esta cualidad de la luz tiene que ver con la eficacia en la transferencia de la energía. Así, no tienen el mismo efecto 10W. de luz láser, mucho más eficaces en cuanto a transferencia de energía, que 10W. de luz emitida por una lámpara.

Monocromatismo Propiedad de emitir sólo una longitud de onda (la fracción más pequeña de espectro de luz). Como indica el propio término se trata de una emisión lumínica en un único color. Emplear una luz monocromática permite predecir con más facilidad la respuesta del organismo a la aplicación de la luz. El inconveniente es que ante la necesidad de trabajar con otra longitud de onda, no hay más remedio que emplear otro equipo láser. Esto no ocurre con los equipos de luz pulsada (IPL), ya que éstos ofrecen la ventaja de poder cambiar el filtro para variar el espectro de luz.

No divergencia Un emisión de luz dispersa puede ser conducida fácilmente a través de fibra óptica. Este hecho hace posible que los equipos láser dispongan de aplicadores más livianos y fáciles de manejar. Por el contrario, las fuentes lumínicas dispersas han de estar muy cerca de las guías de luz (cuarzos), ya que de esta forma aprovechamos mucho más la luz emitida pero esto implica aplicadores más pesados y engorrosos.

Otro factor a tener en cuenta, en este caso de tipo práctico, es que la tecnología utilizada en los equipos de luz pulsada (IPL), al ser es menos compleja que la láser, permite la fabricación de equipos más potentes a un precio más asequible.

Todas estas características derivan en un hecho contrastado: la luz pulsada es más efectiva en la eliminación del vello fino y el láser en pelos gruesos con folículos profundos.



Teléfono: 93 82168 76
©2008 Lena Systems S.L.   |   Nota legal